Portada
Universidad de Burgos
Universidad de Leon
Universidad de Salamanca
Universidad de Valladolid
         
Stecyl comunicados
Prensa
Ayudas y becas
Informas
Escuela hoy
Multimedia
Documentos
Legislacion estatal
Legislacion CyL
Normativa Universidad de Burgos
Normativa Universidad de León
Normativa Universidad de Salamanca
Normativa Universidad de Valladolid
Elecciones sindicales
 
 
Portada del sitio > STECyL Universidad comunicados > Las recetas para “curar” la educación: tiempo de elecciones políticas
 
Las recetas para “curar” la educación: tiempo de elecciones políticas
Lunes 16 de noviembre de 2015

En precampaña electoral, próximas las elecciones del 20 de diciembre, los partidos políticos presentan sus propuestas para el mundo educativo. Los diferentes planteamientos proponen un giro a la hora de afrontar los cambios, giro que consiste principalmente en poner la atención en el profesorado y personal no docente, dejando fuera del análisis los problemas reales que acucian a la enseñanza pública.

STECyL Universidad entiende que el análisis que desde los diferentes partidos se habría de hacer sobre la educación debería estar enfocado principalmente en los efectos provocados por toda la política de recortes aplicada los últimos años y la forma de revertirlos.

El mundo de la enseñanza, fundamentalmente en el campo de la educación pública, ha sido sometido en las últimas legislaturas, y sobre todo en la que ahora finaliza, a un auténtico descalabro. Los recortes, principalmente los dictados por el Real Decreto Ley 14/2012, de medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo, han supuesto un varapalo tal que han dejado la educación pública exangüe. Recortes tan significativos como la minoración de las partidas para becas, el aumento de las tasas universitarias, la reducción de las plantillas docentes y del personal de administración y servicios con la destrucción de miles de puestos de trabajo, la disminución de recursos destinados a los centros educativos, el incremento de la carga horaria y la degradación de las condiciones laborales del personal universitario (o también el aumento de las ratios de alumnado por aula, la supresión de unidades escolares, la congelación de ofertas de empleo, el abandono de la atención a la diversidad en el alumnado con especiales dificultades), etc., han lastrado la UNIVERSIDAD y EDUCACIÓN pública de una forma alarmante.

Toda una serie de recortes que ha repercutido tanto en las condiciones en las que son atendidos alumnado y comunidad educativa como en los intereses profesionales del profesorado y personal administrativo, que han visto menoscabados sus derechos. Todo este retroceso sigue una línea clara de socavamiento de la calidad de todo lo público a fin de dejarlo inane ante los intereses tanto ideológicos como económicos del mercado. No nos cansaremos de recordar, como hemos hecho en todo momento, que la educación es un derecho fundamental e inalienable de las personas y por tanto no debe quedar al albur de las reglas del mercado.

Ante esta situación, el análisis que desde los diferentes partidos se habría de hacer sobre la educación debería estar enfocado principalmente en los efectos provocados por toda la política de recortes aplicada los últimos años y la forma de revertirlos. Para ello, se debe enfocar el problema en esa dirección: en primer lugar revocar el compromiso de reducción del porcentaje PIB en materia de educación adquirido ante Bruselas, que es de un 3.7%, e incrementarlo hasta el 7 %. Plantear que el problema de la enseñanza reside en el profesorado es eludir la responsabilidad y desviar la atención de forma malintencionada.

Gracias a la profesionalidad del profesorado, y del conjunto del empleado público vinculado, a su compromiso y su perseverancia, la enseñanza pública ha resistido y soportado todos estos envites en los que se ha visto envuelta en los últimos tiempos. Tras las declaraciones del Ministro vinculando salario con resultados aparecen nuevamente en prensa propuestas como la del psoe en la que se insiste en que lo importante es introducir un nuevo sistema retributivo en el que se premie a los “buenos” docentes. Con ello se vuelve a poner el foco en que los problemas de la educación se resolverían con diferencias salariales entre el profesorado. De esta experiencia ya saben en Andalucía con el famoso Plan de Calidad que tan escaso éxito y acogida tuvo entre el profesorado que prefirió no vender su ética y profesionalidad a los fines espúreos que anunciaba a bombo y platillo. Esto se aleja del necesario fomento del trabajo en equipo e intenta obviar los recortes y los despidos de miles de docentes interinos poniendo sobre la mesa soluciones demagógicas como las evaluaciones que responsabilizan directamente al profesorado de los problemas que en estos momentos sufre la educación.

Estas elecciones generales deben servir para saldar cuentas. En la historia reciente, la comunidad educativa y la sociedad en general han levantado la voz como nunca lo habían hecho reclamando la educación que nos merecemos: una educación pública de calidad, gratuita, democrática, participada y participativa, inclusiva, laica y respetuosa con las diversidades.

La Confederación de STEs-intersindical demanda a los partidos políticos que concurren a estos comicios que el cambio educativo tiene que ser inexcusable con la nueva legislatura. La retirada de los recortes, la derogación de LA REFORMA UNIVERSITARIA y de la LOMCE del ministro Wert son inaplazables.

Secretariado de STEs-intersindical
12 de noviembre de 2015



 
Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
 
 
 
 
 
 

Sitio desarrollado con SPIP | | Mapa del sitio |  RSS 2.0